La curva del cambio

cambioEste es el escenario: usted ha invertido grandes cantidades de dinero y de tiempo en los más recientes sistemas y procesos: los ha entrenado a todos; y usted ha hecho sus vidas mucho más sencillas (o al menos eso cree). Aún muchos meses después, todos insisten en hacer las cosas como solían hacerlo desde siempre: ¿Dónde quedaron los procesos de mejora del negocio que esperaba? El hecho es que las organizaciones no cambian porque existan nuevos sistemas, procesos o nuevas estructuras organizacionales. Cambian porque la gente dentro de la organización se adapta al cambio. Sólo cuando la gente haya hecho su propia transición personal, la organización podrá gozar de los beneficios del cambio. Así como alguien que necesita hacer cambios al interior de su organización, el reto no es solamente lograr que los sistemas, procesos y estructuras sean los correctos, sino que necesita ayudar y el apoyar a la gente a atravesar sus propias transiciones personales (que en ocasiones pueden ser intensamente traumáticas, e involucran pérdidas de poder y prestigio… incluso el empleo). Mientras más fácil sea esta transición para la gente, más rápido logrará los beneficios esperados para su empresa. Sin embargo, si falla en este empeño, puede ser una hecatombe para su proyecto… y hasta para su carrera. La Curva del Cambio es modelo muy popular y poderoso usado para entender las etapas de la transición personal y el cambio organizacional. Le ayuda a entender cómo reaccionará la gente al cambio, de tam manera que podrá ayudarlos a hacer sus propias transiciones y asegurarse de que tengan la ayuda y el apoyo que necesitan.

¿QUÉ ES LA CURVA DEL CAMBIO?

Este modelo describe las cuatro etapas que la mayoría de la gente atraviesa a medida que se adapta al cambio (Figura 1). Cuando un cambio se introduce por primera vez, la reacción inicial de la gente muy posiblemente será de Shock o negación, pues lo entienden como un desafío para su situación actual, que los saca de área de comfort. Esta es la primera etapa de la curva del cambio.

Una vez que la realidad del cambio inicia su proceso, la gente tenderá a reaccionar de manera negativa y se moverá a la etapa 2 de la curva del cambio: Pueden sentir temor por el impacto del cambio; a lo mejor se sientan furiosos y muy probablemente se resistirán activamente o protestarán en contra de los cambios.

Algunos temerán equívocamente por las consecuencias negativas del cambio. Otros identificarán acertadamente las reales implicaciones para su posición. De esta manera, la  Organización experimentará una ruptura que, si no se maneja adecuadamente, puede crear una espiral hacia el caos.

Curva del cambio

Mientras la gente se resiste al cambio y permanece en la etapa dos de la curva del cambio, éste puede fracasar, al menos para las personas que reaccionan de esta manera. Es una etapa estresante y para nada placentera. Para todos será, en consecuencia, mucho más saludable moverse a la etapa 3 de la Curva del cambio, en la que el pesimismo y resistencia le dan cabida al optimismo y la aceptación.

En la etapa 3 de la Curva del cambio, la gente deja de preocuparse por lo que ha perdido y comienza a aceptar los cambios. Las personas empiezan a probar y a explorar lo que implica el cambio, y del mismo modo aprenden la realidad de lo que es bueno y lo que no lo es, y cómo adaptarse.

En la etapa 4, no sólo aceptan los cambios, sino que empiezan a impulsarlo; reconstruyen sus maneras de trabajar. Sólo cuando la gente entra a esta etapa la Organización puede empezar a disfrutar de los beneficios del cambio.

(Espere en la próxima publicación, Cómo usar la curva del cambio).

 

Tags:

Leave a Reply