El ánimo al iniciar proyectos: éxito o fracaso

Decir que el inicio del proyecto es una etapa crucial no es nada nuevo. En todas las metodologías y mejores prácticas como PMBoK o PRINCE2 se han desarrollado herramientas y técnicas específicas para que el Project Manager enfoque correctamente las primeras actividades del proyecto.

A pesar de ello, siempre he sentido que el inicio de un proyecto desde el punto de vista personal del Project Manager es como una montaña rusa. El estado de animo se va moviendo desde la euforia y el optimismo inicial hasta el pesimismo y desanimo de las primeras crisis del proyecto. Además cuando más incierto es el proyecto mayores son las oscilaciones de ánimo.

En el caso de las startup, claro proyecto incierto, existe un modelo que refleja estos cambios. la curva de transición del emprendedor, atribuida inicialmente aCameron Herold. Este modelo define situaciones que reflejan el estado de animo del emprendedor y que es perfectamente aplicable a la gestión de un proyecto y alProject Manager.

 

Aplicados al inicio del proyecto, las etapas serían las siguientes:

Optimismo desinformado

El sponsor te acaba de explicar el proyecto, sus objetivos, sus retos y la importancia de los resultados. Has sido designado como Project Manager entre varios candidatos, te sientes eufórico y lleno de energía.

Esta excitación se basa en lo desconocido y te sientes invencible, estás en la cima de la montaña rusa.

Pesimismo informado

A medida que obtienes más información acerca del proyecto, te das cuenta de la dificultad de los retos y de los riesgos que hay que afrontar. No tienes todos los apoyos que esperabas.

Las primeras dudas aparecen y el optimismo se empieza a tornar en temor, nerviosismo y frustración. Hay objetivos que no parecen tan realistas como al principio.

Empiezas a pensar que no ha sido buena idea aceptar el proyecto. Bajas a toda velocidad por la montaña rusa.

Crisis

Estas entrando en un estado de desesperación, te sientes en caída libre. Las dificultades te parecen insalvables y no ves cómo solucionarlas. La idea de abandonar el proyecto te ronda la cabeza. Te sientes solo y aterrado.

Fracaso y desmotivación

Si no te sobrepones rápidamente a la crisis el proyecto fracasará y tanto tu como el equipo saldréis mal parados.

Sobreponerte a ésta caída supone evaluar de forma realista el proyecto, trazar un camino y plantear su avance paso a paso con dedicación y esfuerzo, buscando logros a corto plazo que celebrarás como victorias.

Optimismo informado

Una vez superada la crisis vuelves a ver el futuro con optimismo. Visualizas el resultado del proyecto, sabes que será necesario mucho esfuerzo pero lo ves realizable.

Fuente:  Daniel Echeverria, PMP, autor de “Manual para Project Managers”. Ed. Wolters Kluver

Leave a Reply